Email certificado

Hace 9 meses 2 semanas
Javier Meizoso
CEO en Legalpin

Una vez que todos los procesos operativos han tendido a digitalizarse, parecía evidente que las notificaciones certificadas en busca de una prueba de notificación fehaciente, también buscasen realizarse desde medios digitales.

Parecía difícil de concebir que cuando apenas se usa ya la correspondencia postal, las cartas certificadas o el burofax siguiesen usándose como principal recurso de este tipo de comunicaciones.

Ya hace años que comenzaron a comercializarse servicios de notificaciones digitales certificadas como el email certificado.

Los emails certificados tratan de certificar la entrega de un email usando la figura legal del “tercero de confianza”, actuando como un testigo digital de esa comunicación.

Eso además se permite certificar la hora de envío, la recepción y el contenido con un mecanismo más sencillo y económico que enviar una carta certificada, pero la innovación siempre crea al principio el recelo del que está acostumbrado a un mecanismo tradicional.

Hoy en día este tipo de soluciones ya están comenzando a usarse de manera masiva, y ya no sólo están respaldadas legalmente porque los agentes certificadores actúen bajo la figura de “testigo”, si no que existen sentencias por instancias superiores como sucede en España, donde la Sala 1ª del Tribunal Supremo 855/2010 reconoce el valor probatorio del correo electrónico certificado.

Este tipo de sentencias suponen un antes y un después en la valoración judicial de este tipo de comunicaciones, y abre la puerta a la especialización y uso cotidiano de las que se benefician aquellas empresas de sectores donde las comunicaciones certificadas son imprescindibles:

Despachos de abogados, procuradores, administradores de fincas, gestorías, asesorías, o empresas de recobro para notificaciones de deudas.

Es infinitamente más cómodo enviar un email certificado desde tu cliente de correo habitual, que tener que ir físicamente a una agencia de correos para enviar una carta certificada, también más económico e igualmente efectivo.

Desde Legalpin no sólo estamos tratando de innovar para hacer cada vez más infalible y sencilla esta herramienta, sino que servimos como marca blanca para que despachos y gestorías puedan ofrecer este servicio a sus clientes y colocarse en la vanguardia tecnológica.

Además desde la irrupción de la tecnología blockchain, permitimos también almacenar los certificados de estos emails, así como los archivos adjuntos asociados en la cadena de bloques, para que esa prueba sea inmutable y perdure y pueda ser consultada por siempre.

No dudes en escribirnos a info@legalpin.com si quieres más información al respecto.

javier@legalpin.com

Certifica y protege tu identidad en internet.

¿Hablamos?